25 minutos para escapar de una sala ambientada como un laboratorio de virus en estado de caos