Una mala alimentación puede provocar migrañas e incluso afectar al sueño