150 personas disfrutan de una experiencia ‘terrorífica’