Ciudad

¿Vir…, quieres casarte conmigo?

La playa del Rinconcillo se convierte en testigo de una pedida de mano muy especial