No es Ámsterdam, es La Línea: cómo dormir en una casa-barco frente al Peñón de Gibraltar