¡Señor Illa, váyase!, pero váyase lejos … a Taiwán’