La pandemia obliga a aplazar la Gran Bellotada