Algeciras

García Arévalo capta el drama de la inmigración en sus fotografías