San Roque trata con endoterapia unos 300 pinos para evitar la aparición de procesionarias