El GIL-A muestra su apoyo al Gobierno local a la hora de pedir el cierre de los centros educativos