Sobreabundancia, la razón por la que los pequeños pierden el interés por los regalos que reciben