La Línea, Castellar y San Roque, los únicos en la provincia en superar la barrera de 1.000 casos por cada 100.000 habitantes