Cambiar la frecuencia de voz es posible gracias a la rehabilitación logopédica