Menos retórica y más realidad