Opinión

La falta de humanidad del delegado territorial de Educación con una niña tarifeña de 8 años