Opinión

El revoloteo del cuervo carroñero bolivariano que no anidó en España