Los tres tipos de etiquetas que tienes que poner a lo que necesitar gestionar