Opinión

Los del color rojo y azul se están poniendo ‘morados’