Un agente infiltrado permite destapar una red que introducía cocaína a través del puerto de Algeciras