No basta con acabar con las lacras