Los afectados por las algas asiáticas comienzan a recibir subvenciones