La capilla del antiguo asilo San José se llena de humedades sin que se ponga freno a su deterioro