Ya es oficial: La playa de Santa Bárbara es espacio sin humo