Semana Santa

San Pablo se convierte en una moderna Jerusalén para recibir la procesión viviente de la Borriquita

Numerosos vecinos, niños y adultos, participaron en la procesión viviente recorriendo varias calles de la población